martes, 7 de abril de 2015

Comunicación no verbal en entrenadores deportivos


En la última década, el deporte ha sufrido un gran desarrollo debido a la importancia que éste adquiere dentro del esquema social. Se han llevado a cabo numerosas investigaciones fisiológicas para la mejora del rendimiento y se ha invertido en avances tecnológicos que mejoraran el espectáculo; los métodos de entrenamiento han sufrido un cambio radical y la figura del entrenador también ha evolucionado con ello. En cambio, la modernización del entrenador se centra más en el aprendizaje de nuevos tipos de enseñanza y en la capacidad para crear ejercicios complejos que mejoren el rendimiento, que en una mejora general de la comunicación, y concretamente, de la comunicación no verbal, que sigue siendo la asignatura olvidada por excelencia.  
http://1.bp.blogspot.com/-6PvD59lpIfk/TYjqBqIkQhI/AAAAAAAABN8/L6pGpXqWoTo/s1600/coach_carter_profilelarge.jpg

La capacidad de comunicación del entrenador es muy importante debido a que alrededor de un 70% de su trabajo consiste en comunicarse con sus jugadores (Martens, 2002). Si no se es consciente de la importancia que tiene la comunicación no verbal a la hora de transmitir un mensaje, y además, esta no se trabaja de forma específica y consciente, el trabajo del entrenador no será del todo satisfactorio, habiendo mucho margen de mejora. El lenguaje no verbal está compuesto por los gestos, la postura, los movimientos y el contacto corporal (Torre, 2002), por lo que es necesario “entrenar” de forma específica cada uno de ellos, con el fin de no emitir mensajes contradictorios entre la comunicación verbal y no verbal. Si éstas se complementan, la comunicación final va a salir enriquecida. Además, hay que tener en cuenta que el nivel del entrenador viene marcado por la capacidad de éste para dar respuestas, de utilizar las palabras oportunas y de dar mensajes para sintonizar la plantilla en cada momento (Martens, 2002), por lo que la capacidad de comunicar correctamente es básica y vital.

“En un equipo es más importante el diálogo que el entrenamiento” Eusebio Sacristán

Está comprobado que en el proceso de comunicación, el receptor toma en consideración un 10% de lo que se transmite por la palabra, un 30% el sonido con el que expresamos las palabras y un 60% en aspectos gestuales (Ucha, 2000). Por ello, es imprescindible el trabajo desde edades tempranas de la toma de consciencia de la comunicación no verbal y el desarrollo y mejora de ésta. Un entrenador que no comunica con coherencia entre sus palabras y sus gestos corporales es un entrenador que a la larga perderá la confianza del grupo, pilar básico para el buen desarrollo de los entrenamientos y las competiciones. Se calcula que más de un 70% de los conflictos entre entrenadores y deportistas es debido a las carencias a la hora de comunicar (Ucha, 2000). Pequeños gestos como un guiño de ojos o una palmadita en la espalda, así como la adecuación del tono de voz pueden ser un comienzo para la mejora de la comunicación no verbal del entrenador, y por tanto, una mejora generalizada del grupo y la dinámica de trabajo.

Y, si como se ha expuesto, la comunicación no verbal es tan importante…
  • ·         ¿por qué no aparece ésta integrada en las aulas?
  • ·         ¿por qué en los cursos de entrenador de cualquier disciplina no se nombra?
  • ·         ¿por qué no se trabaja de forma específica en las etapas de desarrollo personal?

http://www.resultados-futbol.com/ac-milan-entrenador-sileno-mimiliano-allegri-c-charla-sus-jugadores-sesion-entrenamiento-estadio-santiago-bernabeu-18-octubre-2010-madrid-vispera-su-champions-league-g-partido-futbol-contra-r-rf_268291.jpg
La explicación la encontramos en el que los profesionales de la Actividad Física y el Deporte reflejan falta de seguridad para impartir contenidos de Expresión Corporal en Secundaria, ya que no se encuentran cómodos impartiéndolo en sus clases o no tienen muy claro cómo realizarlo  (Montero, 2008). Debido a esto, en las etapas de formación no se recibe una educación sobre la expresión corporal, que dificulta una posterior toma de conciencia y desarrollo de ésta. Además, en etapas posteriores tampoco se fomenta la expresión corporal y el control de la comunicación no verbal, por lo que acabamos formando entrenadores con buenos niveles de conocimientos técnicos y tácticos pero incapaces de trasmitir un mensaje de manera eficaz a sus deportistas.

Bibliografía

Martens, R. (2002). El entrenador de éxito. Barcelona: Paidotribo.

Montero, A. (2008). La práctica docente a debate. Inclusión de la Expresión Corporal en la programación anual del docente: preferencias personales y falta de formación profesional frente al deber legal. Revista Digital EFDeportes. 13 (26).

Torre, E. (2002). La comunicación educativa. Retos, 3, 37-43.


Ucha, F. (2000). El entrenador deportivo. Recuperado de: http://www.escoladefutbol.com/beto/docs/entr_dep.htm   


Ana Alonso Fragua

No hay comentarios:

Publicar un comentario